Muchas veces se cree que la dentadura de los niños comienza con la aparición del primer diente de leche, y esto puede llevar a resultados adversos en la dentadura del infante, ya que los dientes se empiezan a formar durante la gestación del bebé, quienes nacen con varios dientes de leche que aun están debajo de la encía.

Es por esto que el cuidado dental del niño es fundamental para la definición de una dentadura sana durante toda su vida.

Por lo tanto, decidimos centrarnos en diez puntos que son importantes a la hora de llevar adelante el cuidado de la salud bucal de los niños.

1. ¡Cuidado con el biberón!

El biberón es irreemplazable y de él depende la alimentación de los bebés. Es un gran invento que permite llevar adelante, de manera segura, la ingesta de todo lo necesario para el desarrollo del niño en su primer año y medio de vida. Sin embargo, a la hora del cuidado de las encías y los dientes que aparecerán en los próximos meses es importante prestar atención a los hábitos del bebé.

El biberón suele generar tranquilidad en el niño y muchas veces se duermen succionando del mismo. En este punto, los padres deben prestar atención ya que si se produce ingesta de alimentos líquidos que contengan azúcar, esto puede llevar a generar caries incluso antes del nacimiento del primer diente. Por lo tanto, es importante, desde el día uno controlar y mantener una adecuada limpieza de las encías.

2. Control médico y odontológico

Para los niños recién nacidos, el control de sus encías y el estado de la boca en general lo hace el médico pediatra que lo controla; y a partir del primer año del niño es aconsejado iniciar los controles con un odontólogo, quién indicará a los padres como llevar a cabo el cuidado de los dientes de sus hijos, hará los controles necesarios para corroborar que todo esté en orden y, además, el niño empezará a generar el hábito del dentista, cosa que es muy difícil de conseguir si no se logra a temprana edad.

Little Boy Opening His Mouth Wide During Inspection of Oral Cavity

3. Enseñar y controlar los hábitos de limpieza

Para los niños es todo nuevo y desconocido, por lo tanto, dependen de los adultos para aprender hábitos que deberán sostener durante toda su vida.

En cuanto a los dientes, la higiene es un pilar fundamental, sin la higiene la dentadura nunca estará en buenas condiciones, y si esto no se logra desde la más temprana edad, los problemas de caries –entre otras cosas- están asegurados.

Por lo tanto, enseñar a cepillar los dientes, tanto los de adelante como los laterales, dos o tres veces por día es fundamental y requiere de mucha paciencia durante los primeros seis o siete años de vida del niño.

4. ¡Cuidado con el flúor!

Si bien este es una de las recomendaciones que el pediatra y el dentista le darán, es importante destacarlo, el flúor en niños de temprana edad puede generar manchas en los dientes y hasta cierto grado de intoxicación. Sin embargo, una vez que el niño tenga edad suficiente y pueda escupir sin tragar la pasta dental, consulte con el odontólogo si ya puede incorporarse el flúor. Esto último puede ser importante en países o lugares donde el agua no tiene tratamiento con este elemento.

5. Pasta y cepillo de dientes adecuados

No es lo mismo un cepillo de dientes para adultos que un cepillo de dientes de niños, esto lo tenemos bastante claro por el tamaño de la cavidad bucal, pero también por la suavidad de las cerdas. Debe prestarse especial atención a la hora de elegir el primer cepillo de dientes, que cumpla su función, que sea para la edad adecuada y que no lastime, que sea suave.

También es así de importante la pasta dental. En el caso de los adultos, la pasta dental suele tener sabores a menta que pueden resultar muy fuertes para el paladar del niño y esto generarle un rechazo al cepillado. Pero también, estas pastas de adultos tienen alto contenido de flúor y es importante evitarlo por las razones expuestas en el punto anterior.

La pasta dental de niños viene en sabores agradables, con la concentración de flúor baja o nula, y permite que los niños disfruten su cepillado.

6. Controlar el consumo de alimentos azucarados

La enfermedad más habitual y común de los dientes son las caries, y se dan en niños de muy temprana edad. Es por esto que es importante prestar atención a la alimentación y controlar puntualmente la ingesta de alimentos o bebidas azucaradas.

Es imposible y tampoco es bueno prohibir el consumo de golosinas o gaseosas a los niños, pero el consumo debe darse en una medida muy razonable. Y luego de consumir estos alimentos o bebidas, es importante enseñan el hábito del cepillado, método que evitará el surgimiento de muchas caries.

7. Atención especial a patologías específicas

Cuando los niños nacen con algún tipo de patología en la cavidad bucal o si la desarrollan con los años, es importante tener en cuenta que debe seguirse al pie de la letra las indicaciones del odontólogo. Tal vez requiera un seguimiento más cercano y más consultas, e incluso con ciertos especialistas. Nada de esto puede quedar para después ni descartarse. Los problemas cuanto antes se traten, mejor. Y cuando nos referimos a la etapa de crecimiento es fundamental corregir y tratar las patologías que puedan surgir para lograr un crecimiento en óptimas condiciones y sin complicaciones posteriores.

8. Ortodoncias

Entre los controles que los padres deben llevar a cabo es la observación del correcto crecimiento de los dientes, y consultar esto con el dentista en cada visita, sobre todo cuando los niños ya tienen toda su dentadura. La necesidad de ortodoncia es más común de lo que imaginamos y cuando se la aplica a temprana edad asegura una dentadura correcta tanto durante la etapa de la niñez como en la adultez.

A Teenager Walking in the Rain on the Street Wearing Braces

9. Hilo dental

Este es un elemento que suele asociarse a los adultos, pero en realidad ayuda muchísimo en la limpieza de los dientes de los pequeños. Solo debe tenerse en cuenta que ellos no pueden hacerlo solos, y que debe ser hecho con mucha suavidad. El hilo dental puede ser usado en aquellos lugares donde el cepillo no logra una limpieza óptima y no en todos los dientes. Este elemento será de gran ayuda a la hora de prevenir las caries.

10. Deportes y cuidados de los dientes

Cuando los niños están en edad escolar comienzan una vida social más intensa y además de los juegos propios de niños, muchos se suman a los entrenamientos de distintos deportes. Cuando el deporte es de contacto o bien puede generar impacto, es importante el uso de un protector bucal. Un diente roto o partido es evitable y es un problema que queremos evitarle a los niños.

Con estas diez sugerencias lograremos cosas muy importantes. Lo primero es que los pequeños tengan una salud bucal sana que les evite intervenciones mayores cuando visiten al dentista. Y segundo, crearán el hábito de tener sus dientes limpios y sanos. En su etapa inicial de la vida, no lograrán comprender la importancia de tener dientes sanos, pero estarán muy agradecidos de los adultos que se ocuparon de enseñarles los buenos hábitos y de llevarlos a los controles necesarios en su niñez.

En Gables Sedation and Family Dentistry nos ocupamos que todos los miembros de la familia tengan una sonrisa sana y deslumbrante, desde la más temprana a la más avanzada edad. Los esperamos en nuestro consultorio, dónde seguimos el máximo estándar de higiene y seguridad en los protocolos del COVID-19. Llámenos hoy y reserve su turno.