La enfermedad periodontal está relacionada con los tejidos que sostienen a los dientes. La rama de la odontología que estudia estos tejidos es la periodoncia, desde donde se busca la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad de las encías o de todo aquel tejido que sirva de soporte a los dientes.

Teniendo en cuenta de qué se trata la periodoncia podemos advertir que estamos ante una parte muy importante de la odontología por lo que significa para la salud bucal en general.

Lo importante es que en la mayoría de los casos (la gran mayoría) la enfermedad periodontal se puede evitar, pero como contrapartida cuando encontramos algún tipo de afección esto puede incluso significar la pérdida de piezas dentales.

Vayamos por partes, ¿qué es la periodontitis?

El mismo nombre nos indica que estamos ante una infección de encías y todo aquel tejido que sostiene y recubre el diente, y es considerada grave porque puede llevar a la pérdida del hueso alveolar, el cual es encargado de – nada más y nada menos – que sostener las piezas dentales. Es también conocida como enfermedad de las encías porque es lo más visible, pero en realidad abarca mucho más que lo que podemos ver.

Sin embargo, también podemos encontrar un estadio menos grave de la enfermedad y que suele ser mucho más común, la gingivitis. En este caso estamos ante una inflamación producida como consecuencia por la bacteria (placa y sarro) que se ha acumulado y hace presión en las encías. 

La gingivitis es el paso previo a la periodontitis, tiene solución y no es crónica.

Woman With Gum Inflammation, Closeup

¿Se puede evitar?

La respuesta es un rotundo “si, se puede”. ¿Cómo?, en primer lugar llevando una rutina de limpieza adecuada. Usando el cepillo de dientes correcto, una pasta dental en lo posible con flúor, hilo dental por las noches (todos los días) y enjuague bucal. 

También es importante recordar que cepillarse los dientes tres o cuatro veces al día es fundamental, pero tan importante como esto es hacerlo después de haber consumido alimentos fuera de horario (sobre todo si fueron golosinas o postres dulces).

Y ya que hablamos de alimentación, los hábitos de vida son también muy importantes. Consumir frutas y verduras, en una dieta equilibrada y evitar el exceso de bebidas gaseosas o endulzadas como también bebidas con alcohol, hacen la diferencia en la salud de las encías y todo aquel tejido que protege nuestros dientes.

Estos hábitos nos ayudarán a mantener una salud bucal sana durante toda la vida, pero esto no evitará formación de placa o un poco de sarro, incluso la aparición de caries, para que el estilo de vida y los hábitos de higiene sean efectivos hay que consultar con el odontólogo (como rutina) al menos dos veces al años. Una vez cada seis meses. 

En estos controles, no solo se chequeará la salud dental en general sino que también se llevarán a cabo limpiezas a fondo que son imposibles de hacerlas en su casa, y esto eliminará todos los rastros de bacteria que pudiera dar comienzo a cualquier inflamación y/o infección de encías y alrededores.

Y si noto inflamación o sangrado ¿qué debo hacer?

Antes que nada debes saber que nunca es tarde. Si te has dejado estar con la visita al odontólogo o no has asistido por los riesgos que vienen enfrentando ante la pandemia, te aconsejamos que reconsideres y ante cualquier indicio de inflamación, sangrado o infección de encías acudas de manera urgente a tu odontólogo. 

Las opciones del diagnóstico pueden ser de menos a más graves en lo referente a las enfermedades periodontales. Seguramente el dentista pedirá radiografías para ver el estado total de la boca y luego dará las indicaciones del tratamiento. 

En los casos menos graves, como la gingivitis, el profesional de la salud dental hará una limpieza profunda e indicará como sigue el tratamiento. En este caso, al no haber pérdida ósea no hay problemas al largo plazo y se soluciona rápidamente. 

Pero, ¿qué sucede con los casos más graves?

En estos casos las alternativas van a variar según la complejidad del caso que de por sí ya es complejo. Las opciones son la cirugía con láser LANAP, que es también una cirugía pero mínimamente invasiva ya que la intervención es justamente con la luz láser; o también puede ser una combinación de ambas opciones.

En el caso de la cirugía tradicional se acudirá al bisturí para cortar y llegar a lugares muy profundos donde se ha instalado la infección y los tejidos enfermos, y así poder eliminarlos. Esta es una solución realmente eficaz y si bien un diagnóstico que lleve a cirugía requerirá de un tratamiento seguramente prolongado, podemos incluso recuperar el hueso perdido con injertos. En la cirugía se usará sedación y el post operatorio tendrá algunas incomodidades pero será acompañado de calmantes y los cuidados necesarios para que el paciente atraviese este momento sin mayores sobresaltos. 

Afortunadamente, no siempre la salida es el bisturí. El avance de la tecnología y la ciencia han vuelto más sencilla la cirugía sin dolor para poder corregir enfermedades dentales que puedan ser consideradas graves. Este es el caso de la cirugía con láser LANAP.

¿En qué consiste la cirugía sin dolor LANAP?

Dentist Using a Modern Diode Dental Laser for Periodontal Care.

El proceso que se lleva a cabo frente a un cuadro de periodontitis (incluso casos graves) es antes que nada detectar las bolsas excesivas, que son tejidos infectados que pueden estar visibles pero también en lugares que el dentista sin una cirugía no puede detectar ni alcanzar. Con la sonda periodontal de LANAP es posible detectarlas. 

Una vez que se ha encontrado todo el tejido que debe ser removido, comienza la aplicación del láser para remover todo aquel tejido afectado y se procede a una eliminación de bacterias completa. Incluso elimina las bacterias de las caries y el sarro. 

Nada de esto provoca muerte del tejido, por el contrario lo estimula, siendo este el paso siguiente. Una vez que toda la parte afectada ha sido removida, se procede a estimular el tejido para que vuelva a crecer, pero esta vez sin infección.

Y finalmente, se hace la reinserción del tejido que se perdió por la periodontitis con su correspondiente tejido conectivo para lograr recuperar la parte blanda y dura que se perdió.

Las ventajas del LANAP son sustanciales, es una cirugía sin dolor, de recuperación rápida, poco invasiva y sus resultados son tan efectivos como una cirugía tradicional. 

No siempre se puede acudir a la LANAP pero son casos excepcionales, e incluso el odontólogo puede aplicar ambos métodos para lograr resultados óptimos.

Como podemos ver, incluso ante diagnósticos complejos y de gravedad, la odontología ofrece soluciones cada vez menos invasivas para que el paciente pueda volver a su vida normal rápidamente.

De todos modos, es importante tener en cuenta que siempre es mejor evitar lo que es evitable. En este caso, tal como lo indicamos en párrafos anteriores, una buena rutina de limpieza, una vida saludable y equilibrada, y la visita cada seis veces al dentista le darán una calidad de vida y una salud bucal superior.

Pero, si usted ha llegado a un punto que necesita tratamiento, le recomendamos siempre atenderse con los mejores profesionales, para tener siempre frente a usted el diagnóstico correcto y todas las opciones de tratamiento. 

En Gables Sedation & Family Dentistry encontrará los más avanzados métodos que están disponibles en la odontología de hoy, y además contamos con un equipo de dentistas especializados para tratar con profesionalismo de avanzada a cada uno de nuestros pacientes.

Si usted tiene que hacer su chequeo anual, si nota alguna imperfección o molestia o nota que podría estar atravesando una enfermedad de las encías, llámenos y lo guiaremos para que pueda recuperar su salud bucal para siempre.