Las consecuencias del coronavirus se dan a todos los niveles de la vida. A todos nos ha afectado de una manera u otra. 

Aquellos que han contraído la enfermedad y se han recuperado, en muchas ocasiones presentan aparentes consecuencias. Decimos “aparentes” porque estos síntomas post infección están siendo estudiados y observados para confirmar o descartar si existe alguna relación con el hecho de haber contraído el virus.

Entre estos efectos o secuelas, han aparecido muchos casos de dolor de encías, cambio de color en las piezas dentales o incluso la pérdida de dientes en bocas y encías sanas.

Nada de esto está confirmado aún, pero sí hay muchos testimonios al respecto en distintas edades, niños, adolescentes y adultos. 

Desde el mundo médico y odontológico se trabaja en conjunto para ver qué podría causar este tipo de consecuencias. 

Estrés

Lo primero que se considera es el estrés por ser el principal factor o causa del bruxismo. Este hábito involuntario que lleva a las personas a presionar sus dientes inconscientemente produce gran desgaste en las piezas dentales. Además, la presión constante en las encías puede provocar enfermedades periodontales, que son la principal causa de la pérdida de dientes.

Entre otro punto de análisis se encuentra el abandono de controles durante el primer año desde que se declaró la pandemia. Muchos países, ciudades o Estados han decretado restricciones para la circulación y también prioridades en las atenciones médicas para evitar amontonamientos y el consiguiente contagio que esto significa. También, a modo de precaución y por miedo justificado a contraer el virus, muchas personas han permanecido en su casa y han desatendido o han pospuesto sus controles médicos y odontológicos. Esto en muchas personas pudo haber traído problemas que se relaciones con el malestar o dolor de encías.

Mujer adolescente que sufre de depresión durante una pandemia

Alimentación e higiene 

Un tema que no se descarta es la alimentación. En el mismo orden de lo descrito anteriormente en cuanto al cambio de ritmo de vida diario, que de golpe nos encontró a todos pasando mucho tiempo adentro de la casa, inevitablemente y en la mayoría de los casos trajo cambio de hábitos, entre ellos los alimentarios. 

Más consumo de alcohol y de alimentos con alto contenido de azúcar también puede tener una relación con la sensibilidad e incluso con la caída de dientes.

Entre otros hábitos que están en estudio son los de la limpieza. Pocas cosas son tan fundamentales a la hora de mantener una boca completamente sana que mantener una rutina de higiene ininterrumpida, sobre todo cuando el consumo de alcohol y azúcares se incremente o se vuelve habitual.

Todas estas hipótesis sobre por qué quienes hayan contraído covid-19 sufrirían de pérdida de dientes, dolor de encías o el cambio de color de sus piezas dentales no son disparatadas, ya que han sido las eternas causas de los problemas dentales. Por lo tanto, es lógico pensar que ante una situación de mayor estrés, sumado a un confinamiento y los cambios de hábitos que esto conlleva puedan dispararse ciertos problemas relacionados con la salud bucal.

¿Reacción del sistema inmunológico?

Pero aún, hay un interrogante que muchos están investigando de cerca porque se han presentado casos que tienen que ver con la caída de dientes de manera repentina y sin presentar afecciones que justifiquen esto. No se han dado muchos de estos casos pero se reciben cada vez más testimonios de personas que post infección de coronavirus lo han sufrido, por lo tanto no se ha descartado que podría ser una secuela más.

Entre las hipótesis que se manejan, en la que más se insiste es en la respuesta del sistema inmunológico, que al reaccionar para eliminar el virus puede generar un descontrol conocido como “tormenta de citoquinas”, lo cual trae muchos tipos de consecuencias que pueden ir de leves a muy graves.

Esta reacción de las defensas provocaría gingivitis y el posterior desprendimiento de las piezas dentales. 

Hay que recordar que las hipótesis, observaciones y estudios que se están llevando a cabo no indican ninguna definición concreta aun. Todo está en una etapa inicial de estudio que pronto podría generar las respuestas que necesitamos para actuar en consecuencia.

Retomar los buenos hábitos

De todos modos, pasado más de un año de la pandemia, con varias vacunas ya en el mercado y con muchas personas vacunadas; y además con mucho más conocimiento sobre el covid-19 hay comportamientos y cuidados que nos han puesto vulnerable a otras patologías y que dado el contexto actual de mayor apertura, podemos aprovechar para retomar la senda de la salud dental de manera integral.

En primer lugar es fundamental volver a los controles de rutina. Respetando los protocolos indicados y con los cuidados pertinentes es seguro llevar adelante la visita al dentista para hacer un control completo y también poder compartir con el profesional si se ha sufrido alguna molestia, si se sospecha de tener bruxismo y también sobre los cambios de hábitos.

En caso de que también se haya descuidado la higiene constante, los lavados de dientes luego de cada comida, el cepillado cuando se consume azúcar o alcohol y de usar enjuagues bucales con flúor y el uso de hilo dental, es hora de retomar la rutina. El solo hecho de respetar esto disminuye sustancialmente la probabilidad de sufrir problemas de encías, caries, y otras enfermedades bucales incluso más graves y molestas.

La pérdida de una o más piezas dentales, los problemas de encías y el cambio de color de dientes son problemas mayores, tanto estéticos como médicos, y las soluciones a estos problemas son mucho más costosas que hacer los controles y cuidados necesarios básicos. 

También se debe recordar que al estar en un estadio muy temprano el estudio del virus, sus consecuencias e incluso la aparición de nuevas cepas, nos invita a seguir tomando los recaudos necesarios para evitar sufrir el contagio o contagiar. 

Una niña sostiene un plato de papel con comida sana sentada en el suelo.

Protocolos y profesionales que lo hacen sentir seguro

El estudio y análisis de los distintos casos que se pudieran relacionar con haber contraído la enfermedad del nuevo coronavirus seguirá en investigación e iremos conociendo los resultados en su debido momento. Pero es necesario remarcar que es fundamental retomar los viejos hábitos que permiten una vida saludable, no solo en lo que concierne a la higiene o la alimentación, sino también prestar atención a los problemas relacionados con el estrés. 

Retomar los controles tiene mucho que ver con la seguridad en los protocolos y cuidados que se brindan a los pacientes. En Gables Sedation & Family Dentistry tenemos esto muy en claro desde el día uno. 

Nuestros pacientes y su salud dental son nuestra prioridad. Estamos al tanto de las restricciones y la imposibilidad de muchos de asistir a sus pacientes durante los primeros meses de pandemia.  Pero ha llegado la hora de retomar los cuidados necesarios y evitar problemas mayores. El mejor grupo profesional de odontología integral lo encuentra en Coral Gables. Solo llámenos o ingrese a nuestra página web (https://www.gablessedationdentistry.com) y solicite su turno hoy mismo para usted y su familia. 

Somos especialistas en tratar las afecciones dentales del grupo familiar y de cuidar los dientes de todos brindándoles la seguridad de tener su clínica odontológica de cabecera permanentemente a disposición de cada miembro de la familia.

No deje pasar más el tiempo, retome sus controles, sus buenos hábitos y no tenga miedo de perder su sonrisa, su salud dental y bucal. Nosotros estamos para ayudarlo a que esto no suceda y, en caso de que ya presente algún problema severo, nosotros le ayudaremos a sonreír libremente de nuevo. Escríbanos o llámenos. ¡Lo esperamos!