Cada nuevo año nos abre la idea de borrón y cuenta nueva que nos permite elaborar objetivos para mejorar tanto en el trabajo, como en la salud y en todos esos propósitos que nos hacen bien.

Claro que cuanto más van pasando los días, a veces todos esos objetivos parecen desvanecerse porque otras cuestiones ocupan nuestra mente o porque nos cuesta saber por dónde empezar.

Al haber atravesado la experiencia de la pandemia que tanto ha cambiado nuestras vidas y que ha requerido dar prioridad a no exponerse al virus ni exponer a los demás, muchos de los hábitos saludables que ya eran costumbre quedaron de lado. Entre ellos, la asistencia de rutina al dentista. Aunque también estos cambios tuvieron que ver con nuestra dieta, donde se ha registrado que muchas personas han subido de peso por sedentarismo y por haber aumentado la ingesta de azúcares y comidas con elevado tenor graso. 

Todo esto afecta directamente a la salud en general y, por supuesto, la salud dental no es la excepción.

Por eso, queremos ayudarte a retomar los hábitos saludables que te dan la posibilidad de tener una boca sana y una sonrisa deslumbrante.

Si bien todos sabemos cuáles son los cuidados básicos, nunca viene de más repasarlos. En esta ocasión, haremos una lista de los hábitos más importantes e ineludibles así puedes usarla de guía para retomar las prácticas que hacen a una buena salud dental.

Antes que nada, empecemos por lo más básico y lo que enseñamos a los niños desde muy temprana edad: el cepillado de dientes.

Cepillado

Mujer mayor cepillándose los dientes.

Aunque parezca una obviedad, hay muchas deficiencias en esta área no solo por la frecuencia del cepillado sino por la manera en que se lo lleva a cabo.

En cuanto a la cantidad de veces que debemos cepillarnos los dientes está establecido que por lo menos tres veces al día: por la mañana, al mediodía y por la noche antes de ir a dormir. Pero lo cierto es que lo ideal es cepillarse siempre después de comer, a la hora que sea. 

Y ten en cuenta, es importantísimo hacerlo antes de disfrutar de nuestro merecido descanso nocturno.

La forma de hacerlo es tratando de llegar a todos los rincones de la boca y durante un tiempo no menor a dos minutos, idealmente con un cepillo de dureza media.

Hilo dental: ¿sí o no?

El uso del hilo dental es un complemento muy importante al cepillado. Si bien no debe usarse con la frecuencia que nos disponemos a usar el cepillo de dientes, es importante hacerlo una vez al día. La hora recomendada es por la noche, antes del último cepillado. Esto nos asegurará una boca limpia, sin restos de comida que pueda quedar en las cavidades de los dientes.

Enjuague bucal

En cuanto al enjuague bucal es también un gran aliado, no solo porque arrastra de manera efectiva los restos de comida que quedan en la boca sino porque refresca el aliento y, si además contiene flúor, nos ayuda a generar dientes sanos más resistentes a las bacterias y caries. 

Hay muchas personas que se resisten al uso de enjuague bucal o le restan importancia, pero nosotros lo recomendamos como un gran aliado de la limpieza.

Alimentación y hábitos

Entre los cuidados que debemos tener en cuenta también se encuentran los hábitos alimenticios y costumbres que pudieran afectar nuestra salud bucal.

Los dulces, el alcohol, las bebidas azucaradas y el tabaco son aliados de las caries y las enfermedades bucales en general, por lo tanto debemos prestar especial atención a nuestra dieta. Por supuesto, no se recomienda la prohibición (al menos que su médico de cabecera así lo indique por cuestiones puntuales de su salud) pero sí recomendamos la moderación y el cepillado luego de consumir algunos de estos alimentos o de haber fumado.

Valga aclarar que el cigarrillo tiene un efecto más difícil de contrarrestar, por lo tanto, en este caso sí recomendamos extrema moderación, y si puede dejarlo completamente mejor. ¡Sabemos que no es fácil, pero es una buena resolución para este nuevo año!

Afortunadamente, no solo están los alimentos más prohibitivos, también están aquellos que contribuyen a una buena salud de nuestra boca. Las frutas, verdura, alimentos bajos en grasa y los lácteos nos aportan las vitaminas y el calcio necesario que proporcionarán la fuerza que nuestros dientes sanos necesitan.

Una dieta equilibrada y buenos hábitos nos ayudarán a mantener una sonrisa saludable.

Estrés

Algo de nuestros tiempos que todos tratamos de evitar pero no siempre lo logramos es el estrés, el cuál puede tener un impacto muy dañino en las piezas dentales por medio del bruxismo, que es la fricción y presión que se ejerce en la boca –apretando los dientes- de manera involuntaria. Esto es más común cuando dormimos.

Ante esto es fundamental asistir al dentista y contarle que tenemos la sospecha de tener bruxismo para que nos revise y haga una placa bucal protectora adaptada a la cavidad bucal.

Por supuesto, también es recomendable buscar la manera de bajar el estrés por medio del deporte, meditación o, si es necesario, ayuda profesional.

Visita a tu dentista

Niño feliz sostiene el dedo cerca de su boca, mira la cámara, sonríe con una hermosa sonrisa con dientes después de recibir tratamiento dental en la clínica de odontología

Por último, nos referiremos a uno de los hábitos que más han sido dejados de lado durante la pandemia, sobre todo en la época de restricciones más duras: la visita de rutina al odontólogo.

En las viejas creencias se sostenía que la visita al dentista se debía hacer una vez al año, y eso quedó en la mente de muchos pacientes, pero esto ya no es así y por eso siempre remarcamos que la visita de rutina al odontólogo es cada seis meses, o sea, dos veces por año.

El dentista nos hará un chequeo general y una limpieza profunda que es imposible hacerla y lograrla de manera casera. De esta manera, estamos ante lo más importante de toda cuestión médica: prevenir enfermedades.

En la odontología la limpieza bucal es uno de los grandes pilares que ayudan a prevenir enfermedades bucales más comunes que pueden resultar dolorosas, con pérdidas de piezas dentales y con costos altos.

Estas visitas, tal como destacamos, son de rutina. Si usted ya las ha hecho pero llega a sentir molestias o algún síntoma que requiera la visita al dentista, debe hacerlo independientemente de ya haber hecho sus dos consultas anuales.

Todo depende del hábito

Si hacemos un repaso a nuestra lista podemos observar que todos estos objetivos son fácilmente cumplibles. Y si alguno de estos hábitos nos cuesta, vale la pena el esfuerzo de ir incorporándolos de a poco, hasta que se vuelvan costumbre. No solo la salud bucal general mejorará exponencialmente, sino que el aspecto de los dientes será muy superior.

No es menor tener en cuenta que cuando tenemos dientes sanos estos lucen bien y eso contribuye positivamente a nuestro estado de ánimo. 

Un nuevo año ha comenzado, las celebraciones han pasado y todas las resoluciones ya están maduras, tal vez algunas olvidadas, por eso compartimos con nuestros lectores y pacientes esta lista de los hábitos saludables que le permitirán mantener una salud dental intacta a lo largo de los años.

En cuanto a los niños la rutina también es importante, pero tanto el cepillo o la pasta dental que debe usar debe ser indicada por su odontólogo de cabecera.

Por cualquier duda y consulta llámenos o escríbanos. En Gables Sedation & Family Dentistry estamos a disposición de todo su grupo familiar ofreciéndole acceso a los mejores profesionales de la región y a la más alta tecnología en el cuidado de su salud bucal.