Una salud dental óptima es siempre señal de una rutina de limpieza óptima. A lo largo del tiempo, han ido apareciendo distintas cosas que nos ayudaron a mantener la salud bucal y a mejorarla desde nuestro hogar. 

El cepillo de dientes, el gran aliado de mantener nuestros dientes y encías sanos, tiene complementos que logran una higiene bucal más completa. Tal es el caso del hilo dental, que llega donde el cepillado o los colutorios y enjuagues bucales no pueden llegar, y ayuda a arrastrar los restos de comida más difíciles. Estos son los elementos más comunes que casi todas las personas usan día a día para su higiene bucal.

El menos usado pero que va obteniendo cada vez más atención y uso del público (sobre todo aquellos con ortodoncia) es el irrigador bucal. Este complemento para mantener nuestra boca limpia es muy recomendable, ya que tiene múltiples ventajas y cuando su uso es constante y llevado a cabo correctamente, aumenta muchísimo el cuidado de los dientes y encías. Además, ayuda a limpiar a fondo de manera casi profesional.

Como todas las cosas, antes de comprar un irrigador bucal debemos consultar con el dentista y además investigar cuál de estos aparatos nos conviene más. Para esto, te daremos esta guía dónde describiremos sus ventajas, desventajas, cuidados a tener en cuenta y como usarlo.

Ventajas

Las ventajas son múltiples. Realmente, cuando el irrigador se incorpora como instrumento de uso diario, estaremos mucho más satisfechos con los resultados de nuestra rutina de limpieza.

En primer lugar, este instrumento tiene como principal función expulsar agua con mucha presión, lo que logra barrer y expulsar todo deshecho que no corresponda a la boca de los lugares inalcanzables, incluso por el hilo dental. 

Pero no solo ayuda a quitar restos de alimentos, también cumple un rol muy importante en la salud de las encías, ya que el agua ayuda a masajearlas y así se genera una mejora en la circulación sanguínea que las fortalecen y le dan mejor salud dental. Este efecto de masaje sobre las encías, ayuda a reducir de manera importante la inflamación y el sangrado.

Es también un gran aliado en aquellas personas con implantes y ortodoncia. Es más, diríamos que es fundamental contar con un irrigador si estamos llevando adelante un tratamiento de alineación dental con aparatos dentales para asegurarnos de tener una higiene correcta.

Otra de sus funciones clave es lograr una limpieza en esos lugares donde el cepillo y el hilo dental no pueden llegar, por ejemplo las bolsas periodontales, que es un espacio que se encuentra entre la encía y el diente.

Estas ventajas, no se simplifican solo en barrer los restos de comida, también se traduce en una eliminación importante de bacterias, que a su vez traerá otras ventajas como asegurarnos un buen aliento y también a mantener los dientes más blancos. Es, por supuesto, un gran aliado a la hora de evitar la formación de sarro, previniéndonos de caries y los problemas que con ellas surgen.

Imagen del irrigador de agua oral en la mano de una mujer

Desventajas

Las desventajas de los irrigadores bucales no son realmente desventajas sino recomendaciones tanto de su uso como de cuál elegir o seleccionar. 

El uso de los irrigadores está recomendado para cualquier persona, pero en caso de los niños deben ser monitoreados y ayudados por sus padres hasta que logren usarlo con facilidad.

Como hemos dicho antes, estamos ante un artefacto que larga agua con mucha presión. Si bien esto se puede medir, no debemos confiarnos. Si se usa mal o sin medir la presión, podemos lastimar las encías o causar dolor en el proceso de este “cepillado” con agua. 

La mayoría de los irrigadores bucales permiten incorporarle enjuague bucal. Esto siempre hay que revisarlo en el manual de instrucciones para no dañar el aparato. Pero debemos también tener en cuenta que no debemos usar más enjuague bucal que el indicado, y además está totalmente prohibido incorporar cualquier otra solución que no sea agua o enjuague específico para la limpieza bucal.

Lo que puede resultar tedioso pero fundamental es desarmarlo y vaciar el compartimento de agua. Esto debe hacerse cada vez que se lo usa. Limpiarlo y vaciarlo, sin excepción. 

Como podemos ver, las “desventajas” son en realidad recomendaciones o cuidados a tener en cuenta para evitar su mal uso o lesiones evitables. 

Modo de uso

Su uso dependerá del aparato que usted elija comprar. Leer las instrucciones puede resultarnos aburrido, pero en este caso es fundamental que lo hagamos y sigamos al pie de la letra las recomendaciones.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta es medir la intensidad de la irrigación y la presión. Si somos principiantes, es mejor usarlo en su punto mínimo. Por eso, antes de encenderlo dentro de la boca, es mejor probarlo con el chorro de agua apuntando hacia el lavatorio. 

Cuando logramos ajustarlo, entonces debemos saber en qué momento usarlo. Como siempre, y en primer lugar debemos cepillarnos los dientes durante al menos dos minutos. Luego, pasar el hilo dental y finalmente el irrigador bucal.

Es importante aclarar que el cepillado debe hacerse después de cada comida. El hilo dental al menos una vez al día, durante la noche al igual que el irrigador.

Otras recomendaciones

En el inicio de esta nota, destacábamos los avances que han surgido con el tiempo como complemento  del cepillo de dientes y que ahora nos permiten tener una limpieza bucal muy eficiente sin movernos de casa. 

Sin embargo, no hay nada que aun haya reemplazado al dentista, a los controles anuales y a la limpieza profunda que el odontólogo nos efectúa cuando lo visitamos.

Una buena limpieza bucal que incluye el irrigador nos ayuda a contrarrestar aun más la aparición de sarro, y es un método de eliminar más bacterias que lo eliminado solo con el cepillado, pero si no acudimos al dentista al menos dos veces al año para una limpieza profunda y los controles necesarios, eventualmente las caries y los problemas de encías aparecerán.

En el caso de usar ortodoncia, es de suma importancia que el dentista indique el modo de uso y de limpieza de los mismos. 

Mujer joven, tenencia, un, cepillo de dientes, y, un, oral, irrigator

Más información

Si quieres mejorar tu higiene bucal, puedes empezar hoy mismo. Si te interesa adquirir el irrigador, también. Sin embargo, antes de comprarlo, debes visitar al odontólogo. 

En Gables Sedation & Family Dentistry encontrarás a los mejores profesionales de Florida y a una clínica dental equipada con la máxima tecnología. Llámanos y arreglaremos contigo una cita donde haremos un chequeo exhaustivo de tu salud bucal y marcaremos una hoja de ruta para empezar con un plan de limpieza que te ayude a mantener tu salud dental de la manera más óptima. Y de paso, te indicaremos qué elementos son los mejores para ti.

Tener dientes y encías saludables no solo nos ayudan estéticamente, son también una manera de evitar pasar malos momentos con dolores de muelas, de sangrado de encías o de dientes débiles cuando entramos en edad avanzada, como también la pérdida de piezas dentales (a cualquier edad adulta) por mala higiene o falta de control.

La base de la salud bucal es la higiene dental. Desde lo más mínimo hasta los cuadros de enfermedades más complejos pueden evitarse llevando a cabo una rutina sencilla de limpieza y las visitas al dentista.

Revisa tu agenda, no dejes pasar más el tiempo y llámanos. El momento es ahora mismo. Tu sonrisa y tu salud te lo agradecerán.