¿Su bebé ya ha experimentado la salida de dientes? Las primeras indicaciones de un diente afilado blanco puede ser una gran alegría para los padres, pero, por otro lado, puede ser la causa de preocupación debido a los problemas que el niño está experimentando en esos momentos.

En algunos casos los dientes simplemente salen sin complicaciones mayores y los padres ni siquiera se dan cuenta hasta que el diente haya salido. Sin embargo, otros bebés tienen fiebre, lloran o no quieren comer nada. 

La salud oral de cada bebé es igual de importante como otros aspectos de su salud y desarrollo. Por eso, es muy importante tomarlo en cuenta a tiempo, con el objetivo de prevenir las complicaciones adicionales que podrían surgir si un problema no se resuelve a tiempo. 

Esta vez le dejamos algunas pautas básicas sobre cómo seguir el desarrollo adecuado de la cavidad bucal de su niño.

¿Cuándo salen dientes al bebé?

En el principio, hay que sobresalir que no existen dos bebés idénticos cuyo desarrollo se realiza al mismo tiempo. Eso también se refiere al desarrollo de su cavidad bucal.

En general, el primer diente aparece cuando el niño cumple seis meses. Normalmente se trata del diente central inferior, seguido por segundo incisivo inferior. Una vez que empiezan a crecer, los dientes nuevos salen cada mes, por lo cual puede esperar que su niño tenga aproximadamente seis dientes hasta su primer cumpleaños.

Primero saldrán cuatro incisivos centrales (dos inferiores y dos superiores) cuando el bebé tenga entre seis y seis meses de edad. Luego, saldrán cuatro incisivos laterales durante aproximadamente ocho meses cumplidos. Los cuatro premolares aparecerán entre los diez y catorce meses de edad del bebe, seguidos de cuatro caninos, entre los 16 y 20 meses. Los últimos cuatro molares crecerán durante los 24 a 30 meses.

Este orden y tiempo de crecimiento es un promedio, pero también, hay que tener en cuenta que todos los niños son diferentes. Algunos aún no tienen dientes después de un año de edad, mientras que en algunos casos puede ocurrir que el bebé nazca con uno o más dientes en la mandíbula.

Los síntomas de salida de dientes en bebé

Los primeros dientes comienzan a salir durante el sexto mes y este proceso está acompañado con un aumento de la salivación. La saliva ayuda al niño a aliviar las encías inflamadas y ocurre cada vez que un nuevo diente salga. También, notará la tendencia del niño a poner todos sus juguetes, manos y otros objetos en su boca. Debido a la irritación de sus encías, los bebés lo hacen para disminuir el dolor y la picazón. 

La salida de dientes es una de las sensaciones más incómodas del mundo. Los niños pequeños no saben mostrarlo de otra manera que están molestos, excepto llorar. Y a medida que dura el crecimiento dental, los niños lloran más a menudo, se despertarán y se pondrán nerviosos y tensos. Esto también se nota a la hora de comer; si le salen los dientes, su bebé probablemente llorará y rechazará la comida. 

Este proceso normalmente suele ir acompañado de fiebre. Es importante sobresalir que este tipo de temperatura nunca excede a los 38 grados. Si la temperatura del niño es superior a 38 grados, ciertamente no se trata de la salida de dientes sino de una enfermedad.

Para aliviarle la incomodidad al niño puede recurrir a varios métodos:

En las farmacias puede encontrar varios geles que alivian el dolor durante la salida de los dientes. Pero debería saber que estos geles son de duración corta y que no eliminarán el dolor permanentemente. Por otro lado, puede intentar con juguetes de goma o cepillos destinados al masaje de las encías que ayudan en aliviar la picazón y calman las encías del niño.

Creciendo con Gables…

La salida de los dientes y todos sus efectos secundarios son una parte normal del desarrollo de su niño. Cuando los primeros dientes crezcan, todo será más fácil. En cualquier caso puede contar con los especialistas de Gables que estarán a su disposición para cualquier preocupación relacionada con la salud oral de su bebé.