Finalmente y luego de tanto esperar, los Juegos Olímpicos de Tokyo están en marcha. La pandemia nos hizo esperar un año, pero finalmente podemos disfrutar de los deportes olímpicos y los mejores deportistas de cada país, quienes luego de tanto tiempo están ansiosos de dar lo mejor de sí.

El deporte no solo está asociado con el bienestar en general sino con la armonía, la destreza y también el entretenimiento. Pero así como el deportista es sinónimo de ser una persona saludable, también debemos tener en cuenta que el hacer deporte conlleva riesgos. Algunos son muy conocidos y por esto mismo se les presta más atención, como los problemas de articulaciones. Sin embargo, en los deportistas, sobre todo en los profesionales se manifiestan problemas dentales, incluso más que en las personas que no llevan a cabo actividad física.

Hace unos años, específicamente en los Juegos Olímpicos de Londres durante el año 2012 la British Journal of Sport Medicine llevó a cabo un exhaustivo estudio sobre la salud bucodental de los atletas de todas las regiones del mundo. Los resultados fueron sorprendentes, los deportistas presentaron una salud oral realmente pobre y, algunos de ellos, con problemas que necesitaban tratamiento de manera urgente.

A veces, cuando hablamos de deporte y salud oral muchos lo asocian automáticamente a los deportes de contacto que pudieran generar choques y como consecuencia algunos dientes rotos, pero se ignoran los demás efectos del deporte en los dientes, las encías, la tendencia a sufrir caries, etc.

¿Cuáles son las causas de los problemas bucodentales en deportistas?

Hombre de deporte con dolor de muelas en un parque

Las causas son varias. Para comenzar, hay un porcentaje importante que está relacionado con la falta de cuidado adecuado, tanto en los hábitos de higiene como en el control regular con el dentista. Esto último se da en muchos casos debido a que los atletas viajan mucho y si bien hacen chequeos constantes con médicos de muchas especialidades, lo cierto es que a la parte odontológica se le suele restar importancia.

También están las consecuencias propias de la actividad deportiva, ya que cada deporte tiene cuestiones puntuales a la que debemos prestar atención.

Una de las causas de las enfermedades bucodentales en los deportistas es la alimentación rica en carbohidratos, tanto bebidas como suplementos energéticos que tienen un alto contenido de azúcar, lo cual lleva a la formación de caries.

Entre otros factores que contribuyen a la generación de bacterias dentro de la boca está el proceso de respiración. Al respirar por la boca – consecuencia de estar llevando a cabo mucho esfuerzo- se pierde saliva y se reseca la boca creando así un hábitat ideal para el desarrollo de bacterias.

En el caso de los deportes en el agua, sobre todo aquellos que se realizan en piscinas, estamos ante la exposición constante de los dientes al cloro, que tiene como consecuencia el cambio de color de las piezas dentales volviéndolas amarillentas. 

Finalmente, y como ya lo nombramos antes, están los riesgos de los deportes de contacto que son constantes fuentes de dientes rotos (total o parcialmente). 

¿Se puede evitar?

La buena noticia es que los problemas dentales que presentan generalmente los atletas se pueden –en la mayoría de los casos- evitar o bien se puede reducir el riesgo de una enfermedad bucodental sustancialmente.

En primer lugar, hay que darle mayor importancia a las consultas odontológicas. Asistir a los controles (por lo menos dos veces al año) y llevar a cabo las indicaciones del profesional son la base de la salud de la boca de aquellos que hacen deportes y también de quienes no los hacen.

En segundo orden, el hábito de higiene diaria es una tarea fundamental e inevitable. Lavarse luego de cada comida, usar el hilo dental por lo menos una vez al día, una pasta dental con flúor y enjuague bucal. Hacer esto, por lo menos tres veces cada día y luego de cada comida, será fundamental para la salud dental de los deportistas.

Luego, de acuerdo al deporte que se practique se deberá prestar atención en las singularidades de la actividad física que haga propenso al atleta a tal o cuál afección bucal, y por lo tanto hacer un seguimiento adecuado de esto.

La alimentación es muy cuidada en los deportistas, pero hay una tendencia a un alto consumo de azúcares. La limpieza de esto es la constante higiene y un adecuado control con profesionales al fin de evitar la aparición de caries o de su rápido tratamiento.  

En el caso de la respiración por la boca, el consejo es simple: hidratación constante. 

Y, frente a los deportes de impacto, siempre usar un protector bucal. En la farmacia y en las casas de deportes hay para todos los gustos, pero lo recomendable es asistir al dentista, quien se encargará de hacer uno a medida.

¿La mala salud oral de un deportista puede afectar su rendimiento físico?

La causa por la cual no se presta demasiada atención a la salud de la boca en los atletas es porque hay cierto desconocimiento de la relación entre una buena dentadura y un mayor rendimiento.

Aunque cueste creerlo, los problemas de salud oral pueden afectar el rendimiento de los deportistas o hacerlos propensos a lesiones más graves. Por ejemplo, si las muelas de juicio no se sacan a tiempo, hay una propensión más alta de sufrir rotura de mandíbula y dientes ante un fuerte impacto. 

Una mordida incorrecta, o sea cuando los dientes tanto de arriba como los de abajo no están en armonía como para encajar perfectamente cuando se cierra la boca, puede provocar tensión muscular y esto afecta al rendimiento del deportista.

Y también, entre los problemas asociados con la inflamación de encías, al agravarse pueden derivar en problemas orgánicos imposibilitando al atleta llevar adelante sus ejercicios diarios y sus competencias programadas.

Hacer deportes hace bien

Hermosa mujer rubia con ropa deportiva sobre fondo rosa apuntando con el dedo a la cámara con cara feliz y divertida.

Todo lo que explicamos anteriormente no es exclusivo de los deportistas. Cualquiera que no haga los controles necesarios, consuma azúcares y no proteja sus dientes ante el bruxismo o impactos puede sufrir las mismas consecuencias. 

En este caso hacemos hincapié en los deportistas, sobre todo los profesionales, porque llevan una dieta y una rutina de viajes que a veces los aleja de ciertas cosas como la atención odontológica correcta. Además, de una alimentación especial que los hace propensos a sufrir problemas de encías y otras afecciones bucodentales.

Estudios que comenzaron a tomar relevancia a partir del 2012 han empezado a levantar alertas sobre este tema y la concientización sobre la salud dental de los deportistas es hoy muy relevante, lo cual seguramente ha llevado a cambios positivos en la mayoría de los atletas.

El diagnóstico y las particularidades que relacionan a los deportes a tener más tendencias a padecer alguna enfermedad bucodental o dientes rotos no tienen la intención de desalentar el deporte, por el contrario, de esta manera ayudamos a mejorar la salud y bienestar general y evitar contratiempos en la práctica del deporte o competencia.

El deporte es bueno para la salud física y mental, además de ser una práctica que genera vínculos de amistad sanos. 

Llevar adelante los cuidados es fundamental desde muy temprana edad, como también es muy importante alentar a los niños a practicar un deporte. Desde Gables Sedation & Family Dentistry cuidamos a nuestros pacientes atletas y los alentamos en sus disciplinas. Y para quienes están en los Juegos Olímpicos les deseamos ¡éxitos a todos, cuiden sus dientes y que gane el mejor!