Durante el embarazo a su cuerpo le pasa un montón de cambios, por lo cual debería prestar más atención a su salud general, lo que normalmente se consigue con el uso de diferentes suplementos, vitaminas, medicamentos, etc. Una de las cosas que también debería preocuparle es su cuidado dental en el embarazo. A lo largo de embarazo, su cavidad bucal se ve más afectada que nunca por varias enfermedades que normalmente atacan sus encías y esmalte dental, lo que trae un mayor riesgo para las enfermedades como por ejemplo la gingivitis, la caries, etc.

Por eso, es muy importante que reciba un cuidado dental adecuado durante su embarazo, justamente para evitar las enfermedades dentales que con el tiempo pueden llegar a ser muy peligrosas, tanto para usted como para su hijo.

Así que, si usted está embarazada o planea tener un hijo, le recomendamos que eche un vistazo en nuestros consejos y programe una consulta con su dentista lo más pronto posible.

El embarazo y salud dental

Uno de los cambios más significativos en su cavidad bucal que ocurre durante el embarazo, es la alteración que ocurre en su saliva, que aporta al desarrollo rápido de las bacterias. Esto es la razón principal por la cual debería evitar los alimentos ricos en azúcares, ya que su propia saliva puede influir en sus dientes, produciendo los cambios que dañan su esmalte y causan la apariencia de caries.

Con el objetivo de proteger sus dientes de enfermedades y otros inconvenientes que acompañan el embarazo, le recomendamos el uso de la comida rica en calcio, como por ejemplo bananas, espinacas y productos lácteos, junto con carne y pescado que contienen muchas vitaminas esenciales para mantener la calidad y la salud de sus dientes. Su doctor seguramente le recomendará algunos suplementos adicionales que protegerán a su cavidad bucal de las enfermedades que pueden causar la pérdida de uno o más dientes.

Al final del primer trimestre de su embarazo, con la aceleración del flujo de sangre, también aumenta la posibilidad de las enfermedades periodontales, esto es, gingivitis y periodontitis. Aunque el riesgo de su apariencia disminuye tras el parto, en esta época definitivamente debería prestar más atención que nunca a su higiene bucal.  Para resolver este problema, le recomendamos que cepille sus dientes al menos dos veces al día, con un cepillo más suave y asegurarse de que sus espacios interdentales hayan sido bien limpiados con el uso del hilo dental y enjuague bucal. Es más, sería bueno que cepillara sus dientes unos 15 minutos después de cada náusea, es decir, después de vomitar, para que ácidos y bacterias no afecten su cavidad bucal.

woman taking care of her teeth

Para proteger sus dientes en embarazo

Ahora, más que nunca, es imprescindible que visite a su odontólogo. Sus visitas deberían ser más comunes que antes, digamos, cada tres meses. Si, por casualidad experimenta dolor, hinchazón, inflamación o cualquier tipo de molestia, no espere sino programe su cita ya… Le aseguramos que los procedimientos dentales que se realizan durante el embarazo son completamente seguros, tanto para usted como para su hijo. Los anestésicos que se emplean son locales, así que no existe la mínima posibilidad de exponer a usted o al bebé a ningún tipo de riesgo.

Por otro lado, cabe mencionar que, si no realiza sus chequeos regulares a tiempo, esto también podría afectar la salud general del niño, influir en la calidad y la salud de sus dientes, enfermedades cardíacas, pérdida del peso del bebé y otros más. Recuerde que el cuidado dental adecuado durante este estado especial es una de las cosas más valiosas que puede hacer para usted y para su hijo.

Embarazada con Gables

Nuestros médicos prestan una atención especial a cada paciente por separado, especialmente a las embarazadas o a las mujeres que optan por ser madres. Con nuestros chequeos regulares romperemos el mito popular que dice que cada embarazo cuesta un diente. Permítanos proporcionarle la sonrisa más bella cuando su bebé abre los ojos por primera vez.