Es conocido que la quimioterapia es uno de los remedios más eficaces para combatir el cáncer, es decir para eliminar o disminuir el número de las células cancerosas en su organismo, lo que se hace con el uso de sustancias químicas fuertes, conocidas como los citostáticos. Sin embargo, los citostáticos se insertan directamente en el torrente sanguíneo, gracias a lo cual se destruyen las metástasis en todas las partes del cuerpo.

Por otro lado, estos tratamientos también pueden destruir las células sanas y causar ciertos problemas adicionales con su salud general, entre lo cual también se encuentran los problemas dentales. La quimioterapia y cavidad bucal son dos conceptos relacionados entre sí, por lo cual es necesario prestar mucha atención a su salud dental, a la hora de luchar contra esta enfermedad tan persistente.

Le presentamos los problemas dentales más importantes que podrían ser causados la quimioterapia…

¿Cómo afecta quimioterapia su salud oral?

La aparición de los efectos adversos está vinculada principalmente a los medicamentos usados y la reacción individual del cuerpo humano.

Los efectos normalmente aparecen durante o después del tratamiento, son pasajeros y si se tratan de una manera adecuada, no deberían dejar ningunas consecuencias más graves. Las consecuencias más significativas que pueden afectar su salud oral son las siguientes:

  • mucositis – una inflamación de las membranas mucosas
  • infecciones orales
  • sequedad de boca
  • alteración en gusto
  • dolores en la cavidad bucal
  • aparición de caries y enfermedades de las encías

Todos estos síntomas pueden aparecer como efectos secundarios del tratamiento empleado o ser causados directamente por el uso de ciertos medicamentos. Puesto que su organismo es bastante debilitado en el proceso mencionado, hay que tener paciencia con su curación y visitar a su dentista más frecuentemente de lo común.

Para evitar los problemas con la cavidad bucal durante el tratamiento de quimioterapia, es importante que su cavidad bucal esté privada de las enfermedades dentales y reducir posibles complicaciones que podrían surgir a lo largo del tiempo al mínimo.

Por eso, es recomendable visitar a su experto oral al menos dos semanas antes del tratamiento, para que juntos hagáis un plan de prevención, después de lo cual usted tendrá la obligación de revisar su cavidad bucal de vez en cuando y aumentar las medidas higiénicas, para prevenir la posible aparición de los efectos mencionados.

Si la quimioterapia daña los dientes…

La mejor protección y prevención definitivamente es la higiene adecuada y la alimentación equilibrada a lo largo de todas las fases de prevención. Las medidas de protección adicional, al lado de visitar a un especialista, normalmente suponen lo siguiente:

  • Cepillar los dientes al menos 2-3 veces al día con la técnica correcta. Los movimientos del cepillo no deberían ser demasiado agresivos, ya que podría provocar un sangrado de dientes elevado. Durante la terapia, cuando el número de trombocitos disminuye y el menor trauma puede causar sangrado.

 

  • Utilizar el cepillo suave, con fibras sintéticas redondeadas. Después de usarlo, el cepillo se lava bien y se deja secar para evitar la retención de microorganismos en las fibras. En la mucositis grave, y cuando el número de trombocitos es inferior a 20.000 / mm³, se utilizan cepillos de espuma o gasa húmeda.

 

  • Utilizar la pasta de dientes con fluoruros sin sodio, ya que este puede empeorar la mucositis o la sequedad bucal, por lo que es necesario consultar a su médico antes de cualquier uso precipitado. Si el paciente no puede tolerar el uso de pasta dental durante la terapia, la alternativa solución es solución diluida de bicarbonato de sodio.

 

  • Si es necesario emplear una cirugía oral, esto debe estar bien planeado. Se deben realizar exámenes de sangre (estado de leucocitos y trombocitos), y solo entonces se puede realizar una intervención en el período entre dos quimioterapias. Para prevenir una infección, el paciente debe estar protegido por antibióticos.

 

  • Enjuagar la boca al 0,12% con una solución de clorhexidina no alcohólica 1 o 2 horas después de lavar los dientes.

Después del tratamiento…

Después de la quimioterapia, cuando se normaliza el número de células sanguíneas, todos los síntomas acompañantes en la cavidad oral desaparecen gradualmente.

El paciente vuelve a la higiene oral normal y continúa con exámenes dentales periódicos. Mientras tanto, confíe en los expertos de Gables y proteja su cavidad bucal durante la quimioterapia de la manera más oportuna…