Una dentadura con imperfecciones, aunque sean pequeñas, siempre dará un aspecto que no será del todo agradable. Estas imperfecciones se pueden presentar en distintas formas y niveles; y por consiguiente, también hay distintos tratamientos que serán aplicados según el grado de corrección que haya que llevar a cabo.

Sin bien hay muchos métodos por lograr una sonrisa bella y estética, hoy vamos a puntualizar en el “contorneado dental” o “contorneado cosmético”.

Antes de explayarnos sobre este tratamiento estético, hay que tener en cuenta que no aplica para cualquier dentadura, y que requiere de un profesional especializado en estética dental para poder llevar a cabo este procedimiento. Además, el contorneado se aplicará a aquellas personas que tengan pequeñas imperfecciones, no así cuando las correcciones a hacer son de más complejidad, o las imperfecciones a corregir sean muy visibles.

El contorneado dental o estético, es una técnica de la odontología que consiste en eliminar cantidades muy pequeñas o mínimas del esmalte dental y que permiten armonizar la sonrisa. Se usa, por ejemplo, para piezas dentales “puntiagudas”, o que presentan una forma muy “larga” con respecto a los demás dientes. También se aplica en caso que haya una pequeña desviación entre las piezas dentarias.

El dentista irá mostrando paso a paso al paciente como va quedando su sonrisa, a medida que el contorneado es llevado a cabo, y también se hará una fotografía antes y después de la intervención, para que se adviertan los cambios.

Este procedimiento es indoloro, y es muy suave. La dentadura debe estar en óptimas condiciones para ser llevado a cabo. No se aplicará anestesia, ya que no es necesario y además, esto sirve de para reconocer si el paciente tienen algún tipo de sensibilidad. Si se presentase el caso, el procedimiento del contorneado estético deberá ser interrumpido.

Hay muchas dudas antes de tomar esta decisión. Algunas personas temen que el profesional encargado de hacer el contorneado se exceda en la quita de esmalte y dejen las piezas dentales a tratar más pequeñas. Esto no suele suceder, pero para seguridad del paciente, el dentista explicará el procedimiento, e irá indicando durante el mismo, el estado de las piezas que están siendo tratadas.

El contorneado dental es la más simple solución estética para pequeñas imperfecciones, como dientes torcidos, puntiagudos o más largos de lo normal, además de ser muy accesible en su precio con respecto a cualquier otro tratamiento estético.

Sirve para dar un “balance” o armonía a la sonrisa, pero no blanquea las piezas dentales, por lo cual es siempre recomendado ligarlo a un tratamiento de blanqueamiento para lograr una sonrisa perfecta, atractiva y saludable.